Eugenia Lerner
Circulo ChamanicoActividadesSanacionArticulosEugenia Lerner
 
 

 

Kupono: método de sanación emocional
Escrito por Lic. Eugenia Lerner

 

En el sistema Huna (Huna: el camino del pacificador), existen diversos métodos para la sanación física, emocional, mental y espiritual. Entre ellos existe uno llamado Kupono,  particularmente efectivo para sanar las emociones, el que aprendí de mi maestro, Serge Kahili King.
A su vez, hay varias técnicas de Kupono que se utilizan para distintas finalidades, tales como: aquietar emociones, sanar dolores y heridas emocionales, modificar reacciones automáticas, liberar memorias indeseadas y armonizar conflictos emocionales.
Aquí voy a transmitir una de las técnicas del Kupono, que es, en especial, útil para aquietar emociones demasiado intensas o perturbadoras.  Esta técnica consiste, sintéticamente, en enfocar la atención en la situación que nos desbalanceó, detectar en qué parte del cuerpo sentimos la emoción o la perturbación y liberar el exceso de energía (la tensión) con ayuda de la respiración.

  1. 1) Siéntate cómodo/a, cierra los ojos, toma unas cuantas respiraciones profundas y relaja el cuerpo.
  2. 2) Piensa por unos segundos en la situación que te perturbó.
  3. 3) Identifica la parte del cuerpo que se tensiona o se activa cuando piensas en lo que ocurrió.
  4. 4) Si no puedes identificar qué parte del cuerpo se tensiona o  se activa, puedes hacer una recorrida desde los pies hasta la cabeza para notar alguna molestia o contracción.
  5. 5) Ahora, inhala con la atención en las palmas de las manos y exhala con la atención en la parte del cuerpo en donde sientes la perturbación. Respira de esta manera unas cuantas veces hasta que esa parte del cuerpo se relaje (aunque sea un poco).
  6. 6) Ahora, vuelve a poner la atención en la situación que te perturbó.
  7. 7) Identifica qué parte del cuerpo reacciona en este momento. Puede ser la misma parte que antes u otra diferente.
  8. 8) Vuelve a inhalar con la atención en las palmas de las manos y a exhalar con la atención en la parte del cuerpo en la que ahora sientes la tensión.
  9. 9) Puedes repetir este proceso algunas veces más, detectando en cada vuelta en qué parte específica del cuerpo sientes la perturbación. Una vez te sientas más calmado, permanece por unos minutos en estado de relajación.
  10. 10) Conecta con tu alma o espíritu, y pide guía para comprender la situación que te perturbó o para aprender algo de esa experiencia. La respuesta puede ser inmediata o puede clarificarse con el correr de los días.

Para beneficiarte con esta técnica te sugiero que:

  1. a) la consideres como un recurso para restituir el balance cada vez que te desbalanceas;
  2. b) tengas en cuenta que en el momento de mayor intensidad emocional suele ser difícil aplicar cualquier técnica que no tengamos ya incorporada, por lo que deberás practicarla todo lo que puedas, aún cuando el desbalance sea leve;
  3. c) valores cualquier pequeño logro; el acto de valorar incrementa la efectividad.

Espero que esta técnica te ayude a restituir el balance cuando lo necesites para beneficio tuyo y de los que te rodean.

Volver al índice de artículos